https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/0rGrWpm2/s6/mclaren-mcl35m-rear-wing-compa.jpg

La clave para mantener a raya la amenaza de sus rivales de Red Bull y Mercedes fue un impresionante rendimiento de velocidad en línea recta en la carrera.

Esto significó que los esfuerzos de Lewis Hamilton y Max Verstappen por adelantar a los coches de McLaren resultaron en última instancia infructuosos, ya que nunca pudieron acercarse lo suficiente a las zonas de frenado.

La base de esa ventaja de velocidad en línea recta fue la forma en que McLaren configuró su coche ya eficiente a nivel aerodinámico para el circuito de Monza de baja carga aerodinámica.

Por mucho que la unidad de potencia de Mercedes ayudara a su ritmo, la velocidad máxima se vio impulsada por una disposición de baja carga aerodinámica específica para Monza.

McLaren había utilizado un diseño en forma de cuchara para su configuración de baja/media carga aerodinámica en Bakú y Silverstone, así como un diseño de

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here