Hace unos días, Opel desvelaba el Rocks-e, su propuesta de cuadriciclo urbano basado en el curioso Citroën Ami. Los dos son básicamente el mismo vehículo y tienen la misma tecnología eléctrica (motor de 8,2 caballos, velocidad máxima de 45 kilómetros/hora y autonomía para 75 kilómetros), aunque las estéticas están bien diferenciadas y adaptadas, en cada caso, a los lenguajes de cada marca.

Esto ha sido una motivación para Lukas Wenzhöfer, un estudiante de la escuela de diseño de la Universidad de Pforzheim, Alemania, que ha tomado la base del Opel más pequeñín de todos para transformarlo en una revolucionario 4×4. “¿Por qué no volverse completamente loco?”, ha dicho Wenzhöfer. Dicho y hecho, porque aunque toma la base del eléctrico Rocks, el E-xtreme, que es como ha sido bautizado, parece más un coche de radiocontrol o un buggy para el desierto.

Rocks E-xtreme, la recreación más atrevida

Los paneles de la carrocería son de

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here