Muchas empresas están estudiando cómo alargar la autonomía de los coches eléctricos, desde los propios fabricantes, que apuestan por mejorar la aerodinámica de sus vehículos gracias a coeficientes de ciencia ficción, a las suministradoras de baterías (LG y Panasonic principalmente), que prueban con compuestos diferentes a las tradicionales de iones de litio, pasando por los fabricantes de neumáticos, que intentan reducir la fricción al máximo sin comprometer la seguridad.

También hay compañías auxiliares que pretenden añadir unos kWh extra a las pilas de estos automóviles. Es el caso de las firmas alemanas OPES Solutions y Fraunhofer Center for Silicon Photovoltaics CSP, que han desarrollado una placa solar que, aseguran, se adapta al techo de cualquier coche eléctrico sin ningún problema y sin necesidad de una transformación radical. Son flexibles hasta un máximo de 15 grados y cuentan con un tratamiento que garantiza su uso frente a las inclemencias del tiempo (dicen

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here