El RS200 ha sido, es y será uno de los Ford más bestias de la historia de la marca del óvalo. Era un deportivo con el que muchos soñábamos de pequeño y cuyas fotos decoraban la habitación de muchos adolescentes. Un auténtico coche de carreras matriculable para la calle, que nació en 1983 para poder participar en el maravilloso y excitante Grupo B del mundial de rallyes. La producción se limitó a 200 coches, que era el mínimo exigido para ello.

Car and Driver

Una de esas unidades hoy está a la venta en Florida, Estados Unidos. Un ejemplar con 5.600 kilómetros en el odómetro y con chasis número 169 en aparente buen estado de conservación. En 2020, último año del que se tiene constancia de revisiones, se han comprobado el turbo, la caja de cambios, los frenos y el sistema de admisión

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here