2035 es la fecha clave que se ha puesto la Unión Europea para marcar el final de los vehículos de combustión interna en el mercado europeo. A partir de entonces todos los fabricantes deberán tener una gama 100% eléctrica y los vehículos con motores de combustión, híbridos incluidos, ya no podrán comercializarse.

Como ya hemos visto en los últimos meses, la gran mayoría de los fabricantes han anunciado su transformación para ser marcas 100% eléctricas antes incluso de ese año, una transición complicada, pero que seguramente podrán cumplir gracias a las economías de escala de sus compañías. ¿Pero qué ocurre con los fabricantes de bajo volumen? Su bajo número de unidades y exclusividad, su independencia de grandes compañías en muchos casos y su ADN 100% deportivo hace que esta transformación sea mucho más compleja y menos rentable que en las marcas con altos volúmenes de producción, y una transformación tan

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here