Marco CanonieroGetty Images

Robert Kubica fue despertado el sábado con un mensaje que a buen seguro el piloto polaco tuvo que leer en varias ocasiones para asegurarse de que era real. Kimi Raikkonen había dado positivo en un test COVID y se había puesto inmediatamente en aislamiento. Alfa Romeo necesitaba un piloto y él era el elegido. Debía disputar el GP de los Países Bajos.

Llamada inesperada

Afortunadamente para Kubica, cuya última temporada de titular en Fórmula 1 fue en 2019 con Williams, el Alfa no le era del todo desconocido. Fruto de su acuerdo con Orlen, el patrocinador, había podido realizar en estos últimos años alguna sesión de entrenamientos libres además de participar en los test de pretemporada, por lo que dentro de lo que cabe, no tenía que aprender las funciones básicas de su vehículo.

Su guerra era otra, la de aprender un circuito que

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here