Cuando George Russell colisionó con Valtteri Bottas durante el Gran Premio de Emilia Romaña en Imola, una de las personas que se mostró más enfadadas fue Toto Wolff. Es cierto que dicho accidente propició una bandera roja que permitió a Lewis Hamilton recuperar una vuelta perdida y remontar hasta la segunda posición, pero también que tuvo un alto coste económico.

Alto coste con presupuesto limitado

En el pasado, el coste de los accidentes no dejaba de ser una anécdota que los fabricantes, especialmente los de arriba, podían afrontar sin problema. Sin embargo, en el actual contexto, con un control de gastos reglamentario, enfrentarte a estos gastos supone no emplear ese dinero en otros campos.

Esta situación no ha ayudado a calmar los ánimos entre Red Bull y Max Verstappen, ya que mientras el mencionado accidente de Imola ocurrió entre dos pilotos Mercedes, en este caso ha sido provocado por un contacto de

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here