Un conductor reacciona un 20% más lento con una temperatura de 35ºC que si lo hiciese a 25ºC. De hecho, según un estudio de Seat el efecto es similar a conducir bajo una tasa de alcoholemia cercana a 0,5 gr/l en sangre. Por eso su utilización resulta decisiva, no solo por cuestión de confort sino también por seguridad.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la utilización del aire acondicionado repercute en el consumo del coche y resta algo de potencia al motor, que sobre todo se aprecia en los automóviles con menos caballos.

Forma correcta del usar el aire acondicionado

Su utilización puede parecer sencilla, pero tal y como nos recuerdan desde la DGT con la ayuda de Ángel Suárez, ingeniero del Centro Técnico de Seat, muchos conductores cometen una serie de errores que merman su eficacia. Son estos:

1) Ponerlo al máximo. Un coche aparcado

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here