https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/6n9zD4mY/s6/lewis-hamilton-mercedes-w12-1.jpg

El equipo campeón del mundo ha tenido dos duras carreras en Mónaco y Bakú, donde no estuvo a la altura del ritmo de su principal rival por el título, Red Bull.

Una serie de problemas, como la parada fallida en boxes de Vatteri Bottas en Mónaco y el hecho de que Lewis Hamilton pulsara su “botón mágico” en Bakú, hicieron que el jefe del equipo, Toto Wolff, afirmara que el rendimiento era “inaceptable”.

Pero ante la frustración por estos resultados, el equipo cree que ha conseguido entender mejor su coche y presagian que podrán remontar.

El director de tecnología de Mercedes, Mike Elliot, ha dicho que Mercedes se llevó del fin de semana de Bakú una respuesta “prometedora” sobre sus problemas, que descubrió tras los entrenamientos del viernes.

“Llegamos al este fin de semana sabiendo que íbamos a tener algunos problemas, pero probablemente no esperábamos estar donde estuvimos”, dijo en el vídeo habitual después de la carrera.

“Pusimos en marcha una serie de pruebas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here