Nadie espera que al estacionar su vehículo en el aparcamiento de un hospital no vuelva a verlo unos minutos más tarde, no porque algún ladrón de turno haya optado por hacer de las suyas, sino más bien por el desastre natural que acaba de acontecer. Estas situaciones muy rara vez se reproducen, pero cuando suceden lo mejor es estar lo más lejos posible ya que de lo contrario tendremos que despedirnos para siempre de nuestro automóvil.

Nadie lo esperaba

Planteamos este escenario debido a que hace tan solo unos días ha sucedido algo similar en Jerusalén, concretamente en el aparcamiento del Centro Médico Shaare Zedek de la ciudad. Gracias a las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad de las instalaciones sanitarias podemos hacernos una idea del desastre acontecido, causado por la repentina aparición de un enorme socavón que se tragó varios vehículos en cuestión de segundos, ante la atónita mirada de

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here