El año pasado General Motors y su startup centrada en conducción autónoma, Cruise, nos mostraron cómo veían ellos la movilidad del futuro con la presentación de su vehículo Cruise Origin.

Una fórmula de lo más interesante, aunque no hace falta mirar al futuro para ver cómo la conducción autónoma se va asentando en las ciudades porque Cruise presume ya de un nuevo paso para hacer de la conducción autónoma algo propio del presente y no tanto ya del futuro. Porque sus coches autónomos ya puede transportar a pasajeros en California después de que las autoridades del estado americano hayan aprobado su uso como taxis sin conductor.

Así, tras la aprobación de la Comisión de Servicios Públicos de California, Cruise se ha convertido en la primera compañía que recibe este permiso. No obstante aún no se le permitirá cobrar por los viajes y además deberá presentar planes de seguridad para los

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here