https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/27vZ4JK0/s6/red-bull-racing-rb16b-rear-win.jpg

Dado que las nuevas y más estrictas pruebas de flexibilidad de la FIA no entrarán en vigor hasta el GP de Francia, la carrera de Bakú era la última oportunidad para que los equipos pudieran utilizar sus alerones traseros más flexibles.

Esa posibilidad molestó a equipos como Mercedes y McLaren, y se mantuvo la amenaza de una protesta durante el Gran Premio de Azerbaiyán.

Y fue quizás la amenaza de una queja formal, y el riesgo inherente de una descalificación si los comisarios de la FIA se ponían del lado de un manifestante, lo que quizás hizo que la cuestión nunca se planteara.

Mientras que Red Bull había estado en el centro de atención después del Gran Premio de España con sus travesuras con el ala flexible, eligió correr en Bakú con un nuevo ala provisional en forma de cuchara que actuaba de una manera mucho más normal y ayudó

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here