Construido entre 1963 y 1965, el Aston Martin DB5 fue el sexto vehículo del fabricante inglés en llevar en su nombre las siglas de David Brown, el visionario industrialista inglés que fue el dueño de Aston Martin entre 1948 y 1972, y la persona que merece parte del crédito por el fabricante que Aston Martin es hoy en día.

El DB5, del cual solo se fabricaron 1, 059 unidades, fue también lo suficientemente fotogénico y hermoso como para haber sido el primer Aston Martin en aparecer en un film de James Bond: Goldfinger (1964), donde compartió el protagonismo automotriz con el recién lanzado Ford Mustang.

Naturalmente, el Aston Martin DB5 es uno de los vehículos más coleccionables, y coleccionados, de todos los tiempos. Sin embargo, a que podría aspirar un coleccionista para quien el DB5 es algo rutinario. ¿Qué tal tres DB5s?

El concesionario Aston Martin, Nicholas Mee

Fuente: Digital Trend Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here