Se trata de un motor eléctrico sin imanes y que no requiere de las llamadas tierras raras. Esto permite una producción más compatible con el medio ambiente, dado que no se requiere el uso de minas, y también aporta ventajas en lo referente a costes y seguridad.

Una de las características fundamentales de este motor fabricado por el especialista Mahle es que la potencia se transmite de forma inductiva, lo que permite que el propulsor funcione sin desgaste y de forma muy eficiente a velocidades elevadas.

Tecnología de la Fórmula E

De hecho la eficiencia está por encima del 95% en casi todo el proceso de funcionamiento, un nivel que hasta ahora solo se había alcanzado en los monoplazas de Fórmula E, aseguran desde Mahle.

Además estamos ante un motor escalable que permite diferentes aplicaciones en función de las necesidades, desde vehículos urbanos hasta opciones que requieran prestaciones más elevadas.

Sus creadores

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here