El Gran Premio de Azerbaiyán de 2018 fue ganado por Lewis Hamilton, un resultado que no debe resultar excesivamente sorprendente. El británico venció por delante del Ferrari de Kimi Raikkonen con un más inusual tercer puesto del Force India de Sergio Pérez.

Circuito de Bakú

Sin embargo, uno de los hombres de la carrera fue Fernando Alonso, que finalizó séptimo con el McLaren motorizado por Renault. Si bien el resultado puede saber a poco, este llegó después de una remontada totalmente inesperada. Fernando Alonso se vio envuelto en un sándwich en la primera vuelta que acabó provocando pinchazos en sus dos neumáticos del lado derecho.

Milagrosamente pudo llegar a boxes, teniéndose que apoyar en el muro del pitlane para poder girar, y casi sin poder meter el coche en el cajón de paradas al perder totalmente la dirección. Con visibles daños en el fondo plano, Fernando regresó a pista y

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here