Si realizaran una encuesta a los millones de trabajadores de este país sobre qué hacer en caso de que les tocase la lotería, mucho responderían que lo primero sería dejar el trabajo y, ya de paso, decirle cuatro cosas a su jefe. No sabemos si ese ha sido el caso del protagonista de esta historia pues de lo contrario cuesta mucho entender los motivos por los que ha decidido realizar una serie de actos que automáticamente le han costado el despido, pero lo más sorprendente es que hablamos ¡de un policía!

Un agente fuera de sí

Bueno, en realidad, esto no es lo que más sorprende del caso, sino más bien su objetivo. Decimos esto porque este agente de la autoridad decidió expresar su frustración en plena vía pública al estampar su vehículo, un Mitsubishi L200, contra el Mercedes SL de color blanco perteneciente… ¡a su jefe! El descapotable alemán estaba estacionado

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here