Surrealista lo que ha ocurrido en la A-30 a su paso por Fuente Álamo, en Murcia. La Guardia Civil de Tráfico estaba realizando un control de velocidad cuando detectaron a un vehículo que pasó por delante del cinemómetro a más de 250 km/h, en concreto a 253.

Dado lo elevado de la cifra y que este conductor superaba en más de 80 km/h el límite establecido, 120, se enfrenta a un posible delito contra la seguridad vial.

Control de velocidad

Lo curioso del caso, tal y como señala Europa Press, es que el conductor volvió al lugar porque le pareció que efectivamente había un radar dado que, al mirar por el espejo retrovisor de su coche, vio un destello producido por el flash del dispositivo. Regresó para confirmarlo y fue entonces cuando la Guardia Civil le dio el alto.

Esta actuación se produjo en la madrugada del pasado domingo 23 cuando

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here