De entre los tres Ford Focus RS nacidos hasta ahora, el de segunda generación es sigue siendo uno de los más apreciados. Y es que a pesar de contar con una tracción delantera, a diferencia de su sucesor con tracción total, su estética y los 300 CV que enviaba al tren delantero lo convertían en un coche con mucho nervio, uno de esos que llamaba la atención fueras a donde fueras.

Sin embargo había un modelo aún más especial, una versión exclusiva de ese mismo Focus RS limitada a solo 500 ejemplares y que mejoraba aún más su rendimiento. Se trata del Ford Focus RS500, el canto del cisne del Focus RS Mk2 que por supuesto está aún más cotizado que la versión estándar y que ahora tiene una de esas pocas unidades en el mercado, porque será protagonista de la próxima subasta de RM Sotheby’s.

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here