https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/0oOrAXa0/s6/jack-miller-ducati-team-leads-.jpg

Hasta que no se bajó de la moto, llorando, y se fue prácticamente directo hacia la Clinica Mobile, la mayoría de los indicativos llevaban a pensar que la causa del derrumbe había sido un exceso en el consumo de gomas. Sin embargo, el bajón que mostraron tanto las pantallas de televisión como las de tiempos hacían pensar que seguramente había algo más, un extremo que se confirmó a los pocos minutos de cruzar la meta, el 13º, a casi 19 segundos de Jack Miller, el ganador. 

A media carrera, Quartararo perdió la fuerza en su brazo y el liderato del Mundial, que ahora pasa a manos de Pecco Bagnaia por solo dos puntos. Ya más tranquilo, el ganador de las anteriores dos carreras atendió a los periodistas, lógicamente abatido, desorientado, agobiado y sin saber cuáles serán los pasos que llevará a cabo para tratar de sobreponerse a ese síndrome compartimental

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here