https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/2wBW7Wp0/s6/red-bull-racing-rb16b-rear-det.jpg

El fin de semana de la Fórmula 1 en Imola, mientras Max Verstappen se arrastraba por la recta principal con un eje de transmisión roto durante la segunda sesión de entrenamientos libres del viernes en Imola, no sabía que su Red Bull terminaría dando un mágico y misterioso tour por la ciudad mientras volvía al garaje.

Tras pasar por encima de un bordillo al final de la vuelta, el coche tuvo problemas y, al no tener tracción, Verstappen se detuvo justo después de la salida de boxes.

Sin embargo, esto dejó el monoplaza en un lugar difícil de recuperar. Así que se tomó la decisión de cargarlo en un camión grúa y enviarlo de vuelta al garaje de Red Bull a través de las carreteras públicas que rodean el circuito.

Ese viaje no fue precisamente ideal para Red Bull.

En primer lugar, el desvío para volver al paddock fue largo,

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here