La ya conocida como crisis de los microchips originada por la pandemia del Covid-19 sigue en pleno 2021 afectando una gran cantidad de sectores de la industria a nivel mundial, y no solo del automóvil. De hecho en este año han empezado a llegar los primeros efectos de calado en algunas fábricas e incluso modelos enteros -un buen ejemplo es la reciente noticia de Reuters que señalaba que el Peugeot 308 saliente dejará de venderse con instrumentación digital precisamente por esta escasez de componentes-.

Cerca de 20.000 vehículos perdidos

Y por supuesto estos efectos de la escasez de microchips también han llegado a las fábricas españolas con diversos casos de paralizaciones en la producción. De hecho sin irse muy lejos, también dentro de Stellantis en la fábrica de Vigo hoy la producción de furgonetas y monovolúmenes ha quedado totalmente paralizada, mientras que el próximo domingo 2 de mayo en el turno nocturno

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here