Hasta un total de 27 compañías de diferentes sectores, dentro de las cuales se incluye Volvo, han realizado durante la jornada de hoy una solicitud conjunta, que tiene como principales protagonistas a todos aquellos nuevos vehículos propulsados por un motor de combustión interna y es que todas estas firmas piden a la Unión Europea que establezca un límite para la venta de estos automóviles con propulsores de gasolina y de diésel.

Eliminación progresiva

En concreto, la fecha límite que han solicitado a los legisladores de la UE es el año 2035. La petición, que estará abierta para continuar sumando apoyos, busca la eliminación gradual de los modelos de combustión y espera contar con el respaldo de Europa aprovechando la revisión de las normativas de emisiones de dióxido de carbono que prepara Bruselas, tal y como recoge la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E).

Según informan desde Europa Press, las empresas firmantes

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here