Antes de poder correr hay que saber andar, y este dicho se puede aplicar también a los hypercar más veloces de la tierra como el Hennessey Venom F5. Sobre todo cuando tu intención es llegar a “correr” a una velocidad nunca antes vista en un automóvil de producción: exactamente a 500 km/h.

Por ello, en busca de ese objetivo final de superar unas 300 mph que ni si quiera su gran rival el SSC Tuatara ha conseguido aún, Hennessey ha comenzado las primeras pruebas de velocidad y aerodinámica con su máquina de 1.817 CV. El caso es que el “andar” para este coche significa ir a 200 mph, es decir, alcanzar los 321 km/h.

Entrenando al velocista

Así, utilizando una antigua pista aérea de 3,5 km y recortando la potencia de su motor V8 de 6.6 litros biturbo de sus 1.917 CV totales a unos “solo” 900 CV, la compañía texana ha

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here