Para optimizar la aerodinámica y poner a punto el motor del nuevo 911 GT3, Porsche empleó más de 160 horas en el túnel de viento y más de 22.000 horas en el banco de pruebas.

El nuevo Porsche 911 GT3 es la más reciente reinterpretación de un modelo que ha demostrado ofrecer unas prestaciones increíbles. Y durante su desarrollo, el objetivo de los ingenieros fue mejorar aún más su rendimiento sin comprometer la funcionalidad cotidiana. Esto se logró gracias a múltiples pruebas efectuadas por el fabricante.

Por ejemplo, uno de los elementos más distintivos es el spoiler posterior, cuyo diseño está basado en el que emplean los modelos de carrera 911 RSR y 911 GT3 Cup. Dicha pieza fue optimizada luego de efectuar 700 simulaciones y pasar más de 160 horas en el túnel de viento. Esto le permite generar una carga aerodinámica de 50 kg

La fuente: autosdeprimera.com Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here