Las ganas de podio de Renault lo podían todo hasta el punto de que piloto y jefe de equipo llegaron a acordar el hacerse un tatuaje si lograban uno en la temporada 2020. Daniel Ricciardo decidía el qué, y Cyril Abiteboul el dónde y el tamaño.

La apuesta del tatuaje

El ansiado premio llegó en el Gran Premio de Eifel, en el circuito de Nurburgring donde Daniel Ricciardo acompañó a Lewis Hamilton y Max Verstappen en el podio. Mucho se habló entonces del famoso tatuaje que debía llegar antes de acabar el año. Sin embargo, la desaparición del panorama de Cyril Abiteboul una vez el francés decidió no aceptar su nuevo puesto en Alpine, ha impedido que podamos recriminar a nadie el no haber cumplido con su palabra.

Y aunque Cyril no está, Daniel Ricciardo sí que continúa, ahora con nuevo jefe, Zak Brown, máximo responsable de McLaren. Nada más

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here