Dodge es consciente de que un número muy elevado de ladrones dentro de los Estados Unidos prefiere sus Charger y Challenger más potentes en vez de otros automóviles, por lo que ha querido proteger en la medida de lo posible a sus clientes con el lanzamiento de un sistema antirrobo bastante sencillo pero eficaz, o eso es lo que espera la marca. En realidad, se trata de una actualización de software que afecta directamente sobre el rendimiento del motor.

Limitación para el V8

Básicamente, la solución empleada por Dodge se basa en un código de seguridad de cuatro dígitos que activa una función de disuasión mediante la cual el propulsor limita su velocidad de giro al ralentí, es decir, a 675 rpm. Esto ayuda a la prevenir el robo de automóviles. “Hoy, Dodge lanza un nuevo sistema de seguridad de ‘doble verificación’ personalizado por el propietario. El software de protección limitará la

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here