Tiene 33 años, es de Segovia y se le investiga como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por conducir un autobús de pasajeros utilizando el teléfono móvil durante más de 30 kilómetros, 33,200, en concreto. Durante este recorrido realizó tanto llamadas de voz como videoconferencias. Este comportamiento le puede suponer penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.

Grabación como prueba

Los hechos ocurrieron sobre las 06:00 horas del pasado 26 de noviembre de 2020 y han trascendido ahora, cuando uno de los usuarios del autobús, al darse cuenta de la situación, efectuó diversas grabaciones al conductor y las puso a disposición de la Guardia Civil. Por ello, los agentes instruyeron las oportunas diligencias que fueron entregadas en el Juzgado de Guardia de Segovia, lugar donde

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here