https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/254Xral0/s6/yamaha-yzr-m1-yamaha-factory-r.jpg

El embrollo relativo a las válvulas de los motores de Yamaha se hizo visible pronto, tras la primera carrera del curso (Jerez), y se alargó durante casi toda la temporada. La resolución llegó a principios de noviembre, cuando la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) sancionó al fabricante de Iwata con la pérdida de 50 puntos en el campeonato de constructores, por haber infringido el reglamento técnico

En resumen, los comisarios detectaron que las válvulas de algunos de los motores empleados por las distintas M1 incorporaban unas válvulas distintas de las que equipaba el propulsor de muestra homologado a principios de curso. Yamaha aceptó el castigo y entonó el mea culpa, argumentando que sus ingenieros malinterpretaron la normativa. Según la marca de los diapasones, sus técnicos habían apercibido problemas de fiabilidad en las válvulas de su suministrador habitual –en los dos primeros grandes premios del año, Franco Morbidelli y Valentino Rossi

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here