La mayoría de los deportivos de alto nivel se ha mudado a motores con algún tipo de compresor. Para fortuna de los más puristas, hay algunos vehículos que todavía usan la configuración tradicional de motor aspirado, caja manual, peso contenido y tracción trasera.

El nuevo Porsche GT3 presenta un motor bóxer de seis cilindros de 4.0 litros, capaz de girar muy arriba con una línea roja de 9,000 revoluciones por minuto. La potencia llega a los 510 caballos y el torque a 346 lb-ft, 10 unidades por encima de la generación anterior en ambos casos son.

La transmisión puede ser automática de doble embrague con siete velocidades y, para los más aficionados, Porsche da como opción una caja manual de seis cambios. Aunque la tecnología PDK haga la transición en menor tiempo, el disfrute de los tres pedales y cambio a voluntad continúa con un buen número de seguidores.

La suspensión

Fuente: Digital Trend Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here