Son varias las ocasiones que hemos escuchado eso de que “la potencia sin control no sirve de nada”, pero quizás no eres consciente de ello hasta que te encuentras con un ejemplo práctico muy ilustrativo. Quizás los ingenieros de Dodge no estén muy contentos con la carrera de aceleración que veremos a continuación, no por el resultado en sí, que no vamos a desvelarlo, sino por todos esos caballos de potencia que se pierden por el camino al no poder ser transmitidos al asfalto de la mejor manera posible.

¿Un rival sencillo?

Esto provoca que los descomunales 808 caballos de potencia que es capaz de desarrollar el Dodge Challenger SRT Demon no sean del todo útiles cuando te enfrentas a un rival de lo más eficaz posible como es el caso del Porsche 911 Turbo S. El modelo alemán posee tracción en las cuatro ruedas y su transmisión automática de

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here