https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/YpNwMvN0/s6/a-honda-logo-on-th-engine-cove.jpg

Desde que Honda anunció a principios de octubre que pondría fin a su participación en la F1 después de 2021, Red Bull ha presionado mucho para que se aplicara un congelamiento de motores.

El equipo siempre pareció relajado, incluso confiado, sobre su futuro a pesar de que parecía haber perdido un importante aliado que le ofrecía un estatus de escudería oficial. A medida que se iba dando impulso a una congelación de motores que le permitiera hacerse con la propiedad intelectual de Honda y dirigir el proyecto por sí mismo tras la salida del fabricante japonés, estaba claro cuál era el final del juego.

El debate fue de ida y vuelta en las semanas siguientes. Ferrari fue inicialmente el principal opositor al plan de Red Bull, diciendo que estaba “firmemente en contra” de suspender el desarrollo, sólo para cambiar su tono unas semanas más tarde después de que se alcanzara

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here