https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/6xM13pJ0/s6/f1-belgian-gp-1991-michael-sch.jpg

Cuando ya se había superado el ecuador de la temporada 1991 de Fórmula 1 (habían transcurrido 10 carreras de 16), el Gran Circo afrontaba el Gran Premio de Bélgica, a finales de agosto.

Bertrand Gachot, piloto belga del equipo Jordan, fue condenado a dos años de cárcel tras haber rociado a un taxista con gas lacrimógeno en un altercado el año anterior, y la escudería tuvo que buscar un sustituto.

Eddie Jordan reveló muchos años después que Willy Webber había logrado convencerle con gran insistencia de que tenía que darle una oportunidad a un joven de 22 años llamado Michael Schumacher, ganador de Macao y de la F3 alemana. Incluso recurriendo a mentiras.

El jefe del equipo quería saber si el piloto conocía Spa-Francorchamps, el circuito donde se estrenaría. Webber, manager de Schumacher, le aseguró que su pupilo estaba totalmente acostumbrado al trazado, ya que vivía cerca. Pero no, ni vivía por la zona, ni lo conocía.

Y el propio

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here