https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/6D1kDZx0/s6/305-bahrain-raid-xtreme-hunter.jpg

El regreso de Sébastien Loeb al Dakar no ha sido como el francés esperaba. El nueve veces campeón del mundo de rallies recibió un balde de agua fría ya en la etapa 5, donde se dejó 50:18 en meta tras sufrir tres pinchazos y perderse junto a Carlos Sainz en los primeros kilómetros. 

Pero este viernes, en la sexta etapa, de Al Qaisumah a Ha’il (recortada a 348 km de especial), Loeb sufrió un golpe definitivo.

Pasado el km 97 de la especial, tras haber marcado el quinto mejor registro –a 37 segundos de Sainz en los primeros 48 km–, el francés destrozó un brazo de la suspensión de su nuevo BRX Hunter T1 del Bahrain Raid Xtreme gestionado por Prodrive. 

También lee:

Así, él y su copiloto, Daniel Elena, están esperando a que el camión de asistencia del equipo llegue a donde se encuentran para iniciar las reparaciones y poder

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here