Uno de los automóviles más deseados por los entusiastas del motor es el Toyota GR Yaris pues ofrece una combinación de ingredientes únicos en el mercado: motor turboalimentado, tracción integral permanente y caja de cambios manual. Cualquiera se conformaría con este pequeño misil japonés, pero habrá quien piense que esta base se puede mejorar mucho más todavía y eso es precisamente lo que ha hecho la compañía nipona HKS.

Una bestia de pequeñas dimensiones

Esta firma conoce a la perfección al utilitario deportivo y lo han demostrado con un proyecto de preparación de lo más salvaje ya que han conseguido llevar al GR Yaris hasta unos límites propios de un vehículo de competición. Sin llegar a realizar ninguna modificación sobre los componentes internos de su motor turboalimentado de tres cilindros y 1.6 litros, HKS ha logrado dejar atrás los 261 CV que ofrece la versión europea para dar paso a

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here