https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/275rGme6/s6/formula-1-ferrari-fiorano-test-2.jpg

En noviembre de 1995, Michael Schumacher se mudó de Benetton a Ferrari. El entonces bicampeón del mundo dejó su huella en Maranello – y Fiorano – desde el primer día luego de completar su primera prueba en la legendaria pista de pruebas del equipo italiano, un test en el que el actual jefe del equipo del Cavallino Rampante, Mattia Binotto, era un joven ingeniero y estaba presente.

“Todavía recuerdo la primera prueba con Michael en Fiorano”, describe el italiano en el podcast Beyond the Grid sobre el test que el propio piloto alemán solicitó para adaptarse a la escudería y al nuevo coche antes de llegar a los entrenamientos oficiales que tendrían lugar en Estoril, Portugal.

Pero durante la sesión tuvieron que hacerse muchos ajustes como el asiento y el volante para adaptarse a Schumacher, aunque no fue solo eso: “No pudo tomar la primera curva del circuito. Simplemente no

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here