En Estados Unidos es bastante habitual que los repartidores de empresas de transporte no llamen a las puertas de los clientes para hacerles entrega de los artículos que han comprado por internet, sino que el paquete lo dejan justo en la entrada del domicilio. Los denominados piratas del porche aprovechan esta situación para sustraer estos bultos y recibir una mercancía que no les corresponde, pero en ocasiones no sale bien su jugada y el ejemplo más reciente lo tenemos en el vídeo que acompaña estas líneas.

Una fuga para olvidar

El protagonista de esta historia definitivamente tuvo un día para olvidar pues todos sus movimientos salieron mal y su aventura fue grabada en vídeo. Publicado en Twitter, el documenta comienza con una persona que se percata de la presencia de un ladrón justo en la puerta de su casa, con la intención de robar algún paquete de la entrada del

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here