https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/YX4bOddY/s6/moto2-brno-2017-fausto-gresini.jpg

Gresini dio positivo en COVID-19 justo antes de Navidad y fue hospitalizado en Imola el 27 de diciembre.

El estado del veterano jefe del equipo de MotoGP se deterioró, lo que hizo necesario su traslado a una zona especializada en COVID en el hospital Carlo Alberto Pizzardi de Bolonia, donde se le indujo el coma con medicamentos.

El pasado viernes, los médicos comenzaron un lento proceso de despertar para sacar a Gresini del coma.

Una actualización del equipo de Gresini emitida este lunes asegura que está mejorando, pero que aún permanece sedado y con un respirador.

La declaración del Dr. Nicola Cilloni apunta: “Las condiciones generales de salud de Fausto Gresini, aunque todavía son graves, son estables”.

“Los medicamentos fueron retirados, aunque sigue sedado y conectado a un respirador mecánico para recibir un nivel adecuado de oxígeno en sangre”.

“En los próximos días se realizarán pruebas radiológicas para verificar el estado evolutivo de la enfermedad”.

Gresini es el último nombre

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here