https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/6b7Wlap0/s6/marseille-boarding-1.jpg

El cierre por tierra, mar y aire de Arabia Saudí a 13 días del inicio del segundo Dakar en la Península Arábiga hizo saltar todas las alarmas en Amaury Sport Organisation (ASO), organizadora del mítico rally. 

En plenas festividades navideñas y con miles de competidores, mecánicos y demás miembros del vivac del Dakar preocupados ante la cancelación de sus vuelos con destino Yeda, David Castera y su equipo –con el coordinador general a la cabeza, Thomas Cerf-Mayer– se pusieron el traje de faena. El objetivo: que ningún competidor se quedara en tierra por las medidas de última hora del reino saudí. 

Para ello, además de con su músculo económico y los contactos de máximo nivel con el gobierno del país que acoge la 43ª edición del Dakar, tuvieron que desplegar su mejor versión. Un total de 18 aviones chárter se utilizaron para trasladar a los participantes y equipos hasta Yeda con

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here