https://cdn-1.motorsport.com/images/amp/2QzoeP3Y/s6/jack-miller-pramac-racing-1.jpg

Miller aterrizó en el equipo satélite de Ducati en 2018 después de tres temporadas llenas de altibajos con Honda. El australiano había sido una apuesta personal de la marca del ala dorada, que le subió a MotoGP directamente desde Moto3 sin ni siquiera haber ganado el título con 18 años y le firmó un contrato por tres temporadas.

Aunque el #43 logró su primera victoria en la categoría reina en 2016, acabó cambiando de aires un año después. Desde entonces no ha parado de crecer, consiguiendo nueve podios en tres años y acabando séptimo del campeonato este curso.

Una semana después de ser derrotado en la última vuelta por Franco Morbidelli en Valencia, Miller volvió a luchar con el italobrasileño en Portimao, esta vez por la segunda plaza y cayendo del lado del aussie el duelo.

“Pensaba que iba a pasar lo mismo que en la última carrera. Le estuve siguiendo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here