Cuando adquirimos un automóvil nuevo la alegría es una de las emociones que primero experimenta nuestro cuerpo, aunque la euforia también puede formar parte de la lista de sentimientos y un exceso de esta última en ocasiones trae malas consecuencias. El mejor ejemplo lo tenemos con el propietario de un Renault Mégane Coupé Cabriolet que no ha durado prácticamente nada en sus manos tras cometer alguna que otra imprudencia a los pocos segundos de tenerlo en posesión.

Un episodio surrealista

Quizás estemos ante el récord mundial para la propiedad más corta de un vehículo nuevo y es que un individuo de Northampton, Northamptonshire (Inglaterra) ha visto cómo la policía le incautaba su vehículo a los… ¡30 segundos de poseerlo! En realidad, fue pura coincidencia lo que puso fin a la relación del hombre con su compacto francés de color plateado, aunque el sentido común y la obediencia a la ley

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here