Sin duda se trata de uno de los aspectos que más influye en la conducción, el cansancio. Diferentes estudios así lo corroboran y señalan cuales son los efectos de la fatiga en la conducción: aumenta el tiempo de reacción, la agresividad al volante y se incrementan los accidentes de tráfico, sobre todo las salidas de la carretera. De hecho diversos cálculos señalan que un 30% de los accidentes de tráfico se deben al cansancio o la somnolencia.

Fatiga al volante

De forma general, conducir más de dos horas de forma continuada aumenta un 12% el riesgo de sufrir un accidente respecto a un conductor que para, descansa y se hidrata.

¿Y los efectos físicos de la fatiga al volante? La postura correcta se desploma y se arquea la espalda, algo que repercute en la atención que prestamos a la conducción.

Ante esta situación son interesantes estos consejos para reducir el

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here