Los videojuegos de conducción se han convertido en la manera perfecta de ponerse a los mandos de coches que de otra forma jamás habríamos llegado a probar, entre ellos los más rápidos superdeportivos e hypercars e incluso auténticas rarezas como el Hoonicorn de más de 1.400 CV de Ken Block para drift.

Sin embargo esta clase de juegos también se han convertido en una forma ideal para probar y hacer brillar esta clase de coches en nuevos campos de lo más inesperados. De esta forma los jugadores de Forza Horizon 4 han descubierto que el último Hoonicorn no solo es una bestia perfecta para hacer drifting, sino también para ganar drag races. De hecho se ha convertido en uno de los favoritos en esa disciplina dentro del juego a pesar de haber se diseñado con un propósito distinto.

Gymkhana TEN: El vídeo definitivo de Ken Block

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here