Existe un gran número de propietarios que disfruta cada vez que ve su automóvil en un estado impoluto pues se preocupan de cuidarlo como se merece y de acudir al túnel del lavado de forma periódica. Sin embargo, hay otros que se olvidan por completo de su vehículo y no hace falta más que mirar a la cantidad de polvo y suciedad que pueden llegar a acumular, algo que no veremos en este inmaculado Mercedes 300SL Gullwing de 1957.

Thornley Kelham

Como recién salido de fábrica

Hablamos de un automóvil emblemático del que solo se fabricaron 3.258 ejemplares, siendo uno de ellos el protagonista de la reciente restauración llevada a cabo por el especialista británico Thornley Kelham. El propietario, una persona que sigue en el anonimato, es un coleccionista de renombre y juez del Concurso de Elegancia de Pebble Beach, por lo que tenía claras

La fuente: Caranddriver Ir al Articulo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here